El contar historias una tradición vigente

En la vida cotidiana de los pueblos y en la urbana de la Edad Media, del Renacimiento, del siglo XIX, y aun en este siglo, el contar cuentos, anécdotas, chascarrillos, constituye parte de las costumbres y formas sociales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Abuelitos en Bogota

El contar historias una tradición vigente

En la vida cotidiana de los pueblos y en la urbana de la Edad Media, del Renacimiento, del siglo XIX, y aun en este siglo, el contar cuentos, anécdotas, chascarrillos, constituye parte de las costumbres y formas sociales. Y no sólo consejos o “cuentos de viejas”, como aquellos del caballo sin cabeza, varilla de las virtudes, con que se entretienen al fuego las dilatadas noches de invierno, sino agudezas de la corte, las sobremesas, veladas y charlas familiares, dichos e ingenios de los españoles.

Los seres humanos siempre han sido contadores de cuentos y allí donde no tuvieron una Biblia, libros de historias conservadas en su memoria, ya fueran personales, familiares o de la sociedad más amplia, y se han entretenido al amor con diversos tipos de cuentos tradicionales. Esta función social se ha perdido un poco en la actualidad, ya que se practica de una manera leída, se pierde la esencia de la transmisión de una cultura. “Las historias de vida de los abuelos, de las madres, de los artesanos, de los artistas populares de la comunidad, todas pueden ser de una riqueza infinita.

Los abuelos no sólo leen cuentos con agrado, también son grandes conocedores de historias, anécdotas, leyendas populares propias de cada región. Además, cada familia guarda sus relatos en la memoria, en algún objeto de la casa, en las costumbres con ellas crecemos, nos conocemos y nos reconocemos, incluso ya de mayores nos gustará saber o recordar esas historias que tal vez ya nos contaron nuestros abuelos.

Aparte de los cuentos y las historias, aquellos niños que tienen la suerte de vivir cerca de los abuelos aprenderán juegos y canciones antiguas, reviviendo, a su vez, lo que ellos escucharon de sus abuelos. Se trata de una actividad que, mediante la narración de cuentos, historias, experiencias y anécdotas por parte de las personas adultas mayores, busca incentivar la lectura entre sus familiares.

Notas relacionadas

Danza y motricidad gruesa en el adulto mayor

Beneficios de la danza y motricidad gruesa en el adulto mayor

La actividad física para la población que envejece es importante para el bienestar físico y mental. La danza y motricidad gruesa en el adulto mayor puede mejorar la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio, razón por la cual la danza se ha convertido en un ejercicio cada vez más popular. También es una forma divertida y social de hacer ejercicio.

Leer más »